Otoño generoso I

12094905_502951326549237_3656363467980990735_oEl vuelo de Kolibrí festivaali ofreció un recorrido por paisajes emblemáticos, tantos que no entraron en un solo evento. Nuestro Kolibrí tiene raíces iberoamericanas y va creciendo brillante recorriendo una Finlandia, esperamos, cada vez más plena y multicultural.

Kolibrí inició su viaje en la primavera, recorrió en una Semana de papalotes 5 bibliotecas de Espoo y desde allí, a Malmitalo, Helsinki, en la inolvidable KesäFiesta al aire libre. Más de 1000 personas, entre niños y no tan niños se acercaron a disfrutar de talleres, sabores tradicionales y espectáculos.

En otoño, el Festival amplió su propuesta, paneles de discusión, exhibición de fotografías, otra de pintura de niños de México, espectáculos en vivo, diversidad de talleres y una fiesta muy familiar promovieron la convivencia y el aprendizaje entre las culturas, el uso de las lenguas maternas y la presencia de la familia desde los abuelos hasta los bebés.

En palabras de Laura Gazzotti, la coordinadora general y soñadora de Kolibrí, este otoño fue generoso. Incesantes agradecimientos han cruzado las redes sociales, a las entidades colaboradoras, artistas, panelistas y las decenas de voluntarios. Detrás de la organización de Kolibrí hay un equipo muy valiente, entre ellos Yesmith Sánchez, quien califica la labor de los voluntarios de “sacarse el sombrero”. Nada más claro.

En la biblioteca Entresse se inició la veloz partida de Kolibrí. La calidad del debate en el panel “Nuevos finlandeses”, fue inmejorable. La presentación del libro “Uusia Suomalaisia” de Anni Valtonen y la fotógrafa Milka Alanen junto con la exhibición de fotos formó un perfecto inicio para hablar de los actuales desafíos de las familias y la multiculturalidad en Finlandia. Una valiosa cooperación entre Kolibri, la ONG Familia y la biblioteca de Entresse.

El festival continuó con el conversatorio sobre la lengua paterna en Tiedekulma de la Universidad de Helsinki. La audiencia era increible. Las experiencias compartidas, los datos así como los muchos desafíos sobre la labor de mantener vivas sus lenguas de origen en sus niños es un tema que en sí mismo no es nuevo. Sin embargo, este rol en la historia de los padres, parece serlo. Las palabras claves: esta tarea sí es posible, solo requiere constancia y paciencia.

La biblioteca Entresse abrió sus puertas el 26 de septiembre a Kolibrí para una hermosa Fiesta de Familia. Las cerca de 200 familias se trasladaban ágilmente entre los talleres, construyendo volantines, pintando un gigante retrato interior, escuchando cuentos, bailando Flamenco, cantando y conociendo la música andina así como imprimiendo y coloreando su propio Kolibrí. Fue muy reconocido por las familias esa posibilidad de sumarse a las actividades según sus propios horarios y el ritmo de sus hijos. La visita más menuda tenía apenas 4 semanas de vida. Kolibrí, continuaba su viaje de otoño: impreso en el corazón de los niños a través de sus coloridas camisetas.

Photo by: Mariana Gomez Quintero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.